Zebollar Downhill, segundas partes nunca fueron buenas

23 09 2007

Como ya dije la vez que bajé el Zebollar por primera vez con mi Iron, ese era buen momento para comprarse un casco integral y unas gafas específicas para bici (más bien de máscara). Pues eso hice, unos días antes ya tenía mi Catlike Gravity y mis gafas Oakley O Frame en mis manos para poder bajar un pelín más seguro.

En la segunda parte de mis vacaciones, ya en septiembre, até el nuevo casco a la mochila y volví a subir el Zebollar, esta vez por la tarde, me costó lo mío también, quizá por el viento de cara que soplaba o quizá porque ya sabía el camino y era consciente de lo que quedaba hasta mi destino.
Total, llegué a arriba y tranquilamente me puse el casco y las gafas e inicié el descenso. Rápidamente noté una gran mejoría en los ojos, de la velocidad se me solían caer las lágrimas, cosa que no me dejaba ver bien y no me permitía estar en las correctas condiciones para ver el terreno que rápidamente la Iron engullía bajando. Con las gafas todo mejoró, el viento ya no molestaba, y lo que parecía que antes bajaba a velocidad supersónica ahora lo veía como a camara lenta: una piedra en punta aquí, un bache a mi derecha, una zona de polvo alante, curva muy cerrada… Por lo que hace al casco, este me añadió un plus de seguridad al proteger mi barbilla y parte de la cara, afortunadamente no lo pude provar y espero que así sea durante mucho tiempo. De esta manera batí mi record de velocidad en camino, la nueva marca, 60.7 km/h!

Tengo costumbre mientras bajo (o subo) de ir mirando la rueda trasera a ver como va, si está deshinchada o rebentada. Ya a media bajada, en la inspección rutinaria que realizo cada 20 segundos vi que la rueda estaba deshinchada, todo esto coincidiendo que me crucé con un Mercedes todoterreno de unos ricachones que subían (no se cómo habrían pasado la barrera), al apartarme pasé por encima de lo que fue un zarzal y paré para ver la rueda trasera. Cuando me dispongo a cambiar la cámara (sólo llevaba una de recambio) me doy cuenta que la rueda delantera tiene una zarza clavada, mierda, dos ruedas pinchadas y solo un recambio!
Saco la zarza e inmediatamente escuchó el psssst del aire salir por la rueda, afortunadamente no pierde mucho y me permitiría llegar a la carretera. En cuanto a la rueda trasera, no había pinchado, le había metido un señor pellizco! Sumado a las piedras afiladas que le metieron dos rajas a la cubierta, la tarde redonda.


Después de la parada en boxes inicio la marcha y sigo descediendo hasta llegar a la altura de la ermita de San Miguel, donde de repente mi Iron se desboca como si fuera un caballo, y empieza a culear y derrapar sola, sin mi permiso. Inspección rutinaria y oh! otra vez la rueda trasera desunflada. Como no tenía más recambios me tocó bajar andando los 500m que me quedaban hasta la carretera. Allí llamé a mi servicio de rescate para que me viniera a buscar.


Total, que en mi primer día de mis segundas vacaciones ya me quedo sin bicicleta, en fin, a hacer excursiones andando.

Mission Failed




Excursión al Tozal del Mallo y las Fajas de Racón, Petazals y Canarellos

19 09 2007
En mi cuarto día de vacaciones, el 20/08/2007, decidí hacer una excursión panorámica por las Fajas de Racón, Petazals y Canarellos. Estas están ubicadas en el lado opuesto a la Faja de Pelay. Este recorrido recorre el límite de bosque y roca de la parte sur del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, justo al pie de las murallas del Gallinero (lugar frecuentado para hacer escalada). Esta vez afronté la caminata yo solo, ya que me quedé sin mi compañero de excursiones.
Ruta

Perfil de alturas (un poco desfigurado por la pérdida de cobertura del GPS)

Salí de la Pradera a eso de las 09:10, retrocedí por la carretera más o menos 1km hasta encontrar la antigua casa de información, Casa Oliván. Aquí empieza a subir un sendero hacia el Circo de Carriata entre bosques de pino silvestre, acebo y abetos. Se llega a un abrigo en el bosque y aquí la cosa ya empieza a clarear, desaparece el bosque para dar paso a erizones hasta llegar al cartel que indica el inicio de la Faja de Racón y el camino hacia las Clavijas de Salarons (y que puedes hacer los Gabietos a través de los Llanos de Salarons, la Faja de las Flores o el Tozal del Mallo).

Inicio del sendero con la Casa Oliván al fondo

Sendero de subida entre el bosque

En este punto ya iba con la mosca pegada detrás de la oreja pensando en lo q costaba llegar allí (el sendero era de moderada pendiente), llevaba 1h andando y solo pensaba en subir al Tozal del Mallo y volverlo a bajar, que como mucho me ocuparía 2h en total. No entraba dentro de mis planes iniciales pero viendo el espléndido día que hacía y que iba bien de tiempo, decidí tomar el camino hacia el Tozal del Mallo (2254m).

Vista del Tozal del Mallo desde la subida a Carriata
Circo de Carriata

El camino atravesaba el Barranco de Carriata, que subiendo lo llevaba siempre a mi izquierda. El sendero sube y sube, a ratos hay que estirar un poco las piernas para salvar escarpes rocosos hasta llegar a una canal en la parte alta del barranco. A la derecha dejo de lado el paso de la Fajeta (decidí bajar por ahí más tarde ya que tiene unas vistas muy aéreas) para ascender por la canal en ladera empinada hasta encontrar las clavijas de Salarons (son como unos clavos muy grandes clavados en la roca que te permiten salvar tramos verticales de roca). Asciendo el primer tramo vertical de 4 clavijas y luego un segundo tramo vertical de 7 clavijas.

Pared de Carriata con la Fajeta, de camino a las clavijas
Primer tramo de clavijas, visto desde arriba

Segundo tramo de clavijas, visto desde abajo

Vista desde el alto de las clavijas

Supero unos resaltes rocosos hasta encontrar un cruce de caminos, a mi derecha venía el camino de la Fajeta (paso alternativo a las clavijas), recto el camino que sube hacia los Llanos de Salarons y la Faja de las Flores y a mi izquierda el camino que va hacia el Tozal del Mallo. Cojo este último y por sendero bien marcado que transcurre a media ladera llego a la cima del Tozal del Mallo, un mirador espectacular del Valle de Ordesa.

Vista del Tozal del Mallo, de camino a él

El Tozal del Mallo es una gran atracción para los escaladores que vienen a Ordesa, tiene unas paredes verticales de unos 400m!
Ya en la cima bajo hacia una fita (que es donde está el verdadero mirador) y me asomo a la pared y la sensación de miedo y temblor se hace más intensa y se apodera de mí, realmente impresiona muchísimo. Eran las 11:20 y había tardado 2h en subir desde la Pradera.

En el mirador, con el Valle de Ordesa de fondo

Recupero fuerzas y hago las fotos de rigor y me dispongo a bajar por el mismo sendero. Llego al cruce de caminos en lo alto de las clavijas y sigo por el que me lleva a la Fajeta (las clavijas no las bajé). El sendero a la Fajeta transcurre por ladera herbosa y luego se introduce en la canal de Carriata donde hay que destrepar para llegar a la entrada de la Fajeta, un paso aéreo con cable de apoyo (por si los vértigos o el viento).

Paso de la Fajeta, una vista aérea impresionante

Después de este paso vuelvo al mismo itinerario de subida en la base de las clavijas hasta llegar de nuevo al cruce que me llevaría a la Faja de Racón. Eran las 12:20, 1h desde la cima del Tozal. Aquí comí algo más contundente, con postre y todo!

Cruce de caminos hacia la Faja de Racón

Retomo el camino hacia la entrada a la Faja de Racón, al principio en subida y luego a media ladera y en horizontal. La faja continua plana por la base de la muralla del Gallinero hasta un desvío que nos permite ir a las clavijas de Cotatuero (el tan temido mito!!) o al puente de Cotatuero. Las clavijas las dejé para cuando fuese más valiente (en realidad la excursión no iba por ahí) y tiré por el puente. Aquí acaba la Faja de Racón para dar paso a la Faja de Petazals. Eran las 13:10, tardé 1h aproximadamente desde Carriata.

Inicio de la Faja de Racón

Bosque en la ladera, por la Faja de Racón

Circo de Cotatuero, con la cascada en el centro

Cascada de Cotatuero desde el puente

El sendero ascendía en fuertes lazadas con algo de vegetación y piedra suelta para luego discurrir a media ladera por un trazado bastante espectacular por la zona de la Fraucata. El camino sigue bajando y subiendo entre bosque hasta llegar al paso de los Canarellos, que es una cadena anclada en la roca. Este es un paso rocoso bastante aéreo y con piso poco firme.

Por la Faja de Petazals

Llegando a la Faja de Canarellos

Paso de Canarellos

Desde aquí el sendero sube y baja entre bosque y media ladera hasta el Bosque de Hayas donde la pendiente baja hasta la pista que lleva a la Cola de Caballo, ya en el fondo del valle. Eran las 14:10, 1h desde Cotatuero.

Pista en el Bosque de Hayas

Una vez en la pista se desciende por el Bosque de Hayas pasando por la cascada de Arripas hasta llegar planeando a la Pradera.

Finalmente tardé 5h55min en hacer todo el recorrido, que resulta ser que las fajas las hice cuando era pequeño, como más tarde me enteré. Tuve un día espléndido, pero llegando al mediodía empecé a apretar la marcha porque se estaban poniendo nubes que no tenían buena pinta.

Mission Accomplished




Subida al repetidor del Zebollar en MTB

3 09 2007
En mi tercer día de vacaciones, el 19/08/2007, tocó bicicleta otra vez. En esta ocasión decidí de antemano ir al Zebollar, en realidad al repetidor que hay en el Cuello de la Plana Cuasta (1944m), pero se le conoce como el Zebollar. Preguntaréis y porque narices a un repetidor? Pues mis padres fueron andando una vez y me explicaron que hay una subida que se las trae (ya sabeis todo lo que se sube hay que bajarlo) y además el camino era pista forestal en bastantes buenas condiciones.
Ruta

Perfil de altura con degradado de velocidades

Así que después del desayuno de campeones, típico de las vacaciones, cogí la burra y salí del cámping subiendo a Oto, pasando por Broto y volviendo a subir el mini puerto que lleva a Torla, lo único que en vez de coger el desvío a Torla, seguí adelante dirección Frajen y Linás de Broto. Antes de llegar a Frajen, a la derecha, está el comienzo de la pista forestal que me llevaria al repetidor.
Inicio de la pista forestal
Después de una pequeña subida y la primera curva, encuentro la ermita de San Miguel, que si no recuerdo mal data del 1620.
Ermita de San Miguel
Un poco más para arriba encuentro una cadena, hasta aquí podían llegar los coches. El camino sigue subiendo sin tregua por la zona de Labagüerre. Desde aquí se ve una vista muy bonita del pueblo de Broto.
Vista de Broto
Empiezan los primeros zigzags ya en bosque hasta que llego a unas antenas de radio situadas justo encima de Torla. Aquí también llega un sendero desde Torla. De hecho por esta zona me encontré a una pareja de montañeros que subían.
Empieza el bosque y los zigzags

Antenas de radio

Sigo subiendo por la zona llamada la Selba y atravieso el Barranco de la Selba. Desde esta zona veo unas panorámicas de Ordesa que son preciosas.
Vista de Ordesa
Otro tramo de zigzags y me pongo en la zona del Tozal de la Rosera, aquí me cruzo con tres bikeros que ya bajan chuscadetes (se me hacia la boca agua solo de pensar en la bajada). Llego a una zona de prados con unas casas esparcidas conocida como Tozal de Coté, deduzco que aquí es donde pasta el ganado.
Prados en la zona del Tozal de Coté
En este punto levantas la cabeza para ver donde está tu objetivo y dices bueno, media horilla más. Cuando crees que te queda poco, resulta que te falta otro repecho, y así sucesivamente, estos son los Pirineos!
Pero en cierto punto empiezas a ver la luz, o no, porque se estaban poniendo unos nubarrones y la cosa estaba peligrosa ya que ya no había bosque (por las tormentas eléctricas). Desde aquí veía el tramo final, la zona de Articafiasta.
Tramo final
Finalmente, después de sudar la gota gorda llego al Collado de la Plana Cuasta y ya me bajo de la bici y subo andando hasta el repetidor. Este funciona con un grupo a base de gasoil y con unas placas solares, tela el que tenga que subir con un bidón de gasoil hasta allí arriba! En total unos 1000m de desnivel y 2h para subir.
Collado de la Plana Cuasta y repetidor

Mi meta, el repetidor

Un descansito y empezaba lo bueno, los 15km de subida tocaba bajarlos, y de que manera… Puntas de 50 y pico km/h, derrapes, equilibrios para no salirme de la pista. Una caída en esa pista hubiera sido…, si tenía la suerte de caer dentro del camino me hubiera hecho polvo, pero si caía ladera abajo… Aquí es donde tomé la decisión de comprarme un casco integral.
Inicio de la bajada

Lo que me esperaba!!

Detalle del tiempo invertido, con degradado de velocidades

De bajada me crucé con los montañeros y con otra pareja que subía en bici, uno de ellos me sonrió, quizá pensando en lo que le venía en la bajada. Llegando a las antenas de radio también me crucé con otra pareja que subía en bici, pero estos más en plan relax.
Al final cogí la carretera de bajada hasta llegar al cámping. Otros 15km de bajada trepidante, pero esta vez en 30min.
Mission Accomplished




Excursión a Bujaruelo

31 08 2007
El 18/08/2007, mi segundo día de vacaciones, hice una excursión con mi padre por el Valle de Bujaruelo. Esta iba por el camino viejo de Bujaruelo, a más altura que la pista que sube hacia Bujaruelo.
Ruta

Perfil de altura

Dejamos el coche en el párquing ubicado en la carretera a la altura del cámping San Antón. Andamos unos metros hasta coger un sendero a nuestra izquierda que indicaba el camino a Bujaruelo.
Inicio del sendero
El sendero sube en fuerte pendiente hasta una pilona donde hay una torre de alta tensión (estropean todas las fotos). Desde ese punto hay una buena panorámica del Valle de Ordesa.
Vista del Valle de Ordesa (al fondo)
El sendero sigue por el oeste por encima de la Garganta de los Navarros. Nos adentramos en bosque y encontramos el desvío del PR 134 que sube al Zebollar, cogemos el camino de la derecha que nos lleva a nuestro destino.
Pista que va a Bujaruelo (Garganta de los Navarros)
Seguimos por un sendero más estrecho que baja al principio entre pinos, luego cruza un barranco y llega a un muro de piedras con un cable de acero, el Paso de la Escala. Este es una banda rocosa muy característica.
Paso de la Escala
Proseguimos por una faja herbosa, ya bajando, para llegar al bosque a pie de río a la altura del Puente Nuevo o de Sta. Elena.
Llegando al Puente Nuevo o de Sta. Elena
Cruzamos el puente y nos adentramos en el bosque de nuevo por la zona denominada El Cobatar (ahora tenemos el río a nuestra izquierda). Primeramente el camino transcurre en suave pendiente entre abetos, tejos y bojes y en pocos minutos llegamos al Puente de los Abetos, a la altura del cámping y refugio Valle de Bujaruelo.
Entrando al bosque (El Cobatar)

Servidor en el Puente de los Abetos

Sin cruzar el puente seguimos por el bosque y encontramos el camino bastante mal, con agua y resbaladizo, pero había unos bonitos saltos de agua.
Saltos de agua
Proseguimos hasta llegar al Barranco de Gabieto, que marca el fin del bosque. A partir de aquí seguimos por la ladera de la montaña hasta llegar a Bujaruelo.
Llegando a Bujaruelo

Puente de Bujaruelo

En total anduvimos 13.7km en un tiempo de 2h30min de ida y 2h de vuelta, todo ello por el sendero de gran recorrido GR11.
Mission Accomplished




Oto-Valle de Bujaruelo en MTB

27 08 2007
Llegué al camping de Oto el día 16 por la mañana, después de montar caravana y tienda y descansar, tocaba salir en bici (no me puedo estar quieto, mis vacaciones eran andar y bici!!!). Así que a la mañana siguiente (17/08/2007) después de un desayuno digno de un rey cogí la Ironhorse y me equipé con la indumentaria rutera. Esta vez pensé una rutilla sencilla, para aclimatarme a la zona. En principio tenía planeado ir hasta el pueblo de Torla, pero una vez pasado y viendo que me daba tiempo decidí ir en bicicleta hasta Bujaruelo, un valle que limita con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (al limitar y no estar incluido dentro puedo circular en bici).
Mapa con la ruta

Perfil de altura de la ruta

A las 11:10 salí del camping y subí hasta el pueblo de Oto para luego bajar al pueblo de Broto, por donde pasa la carretera que va a Biescas.
Pueblo de Oto

Broto a la derecha y vista de Ordesa en el centro

Saliendo de Broto me vino un puertecillo de montaña, primer desafío, hasta alcanzar el desvío hacia Torla. Atravesé este pueblo y llegué al Puente de los Navarros, lugar donde empezaba la pista que me llevaría por el valle de Bujaruelo hasta mi destino. A la derecha las barreras del Parque Nacional (en temporada alta solo se puede subir en autocar desde Torla, solo permiten la entrada a 1800 personas por día).
Vista del pueblo de Torla y de Ordesa

Puente de los Navarros

La pista transcurre por la derecha del río Ara y bordeando la Garganta de los Navarros hasta llegar al Puente Nuevo o de Santa Elena.
Puente Nuevo o de Santa Elena
Se cruza el río y se prosigue por su izquierda hasta llegar al Camping y Refugio Valle de Bujaruelo, donde se encuentra un restaurante y un camping. Siguiendo el camino nos adentramos por la Garganta de Bujaruelo hasta llegar a Bujaruelo donde está la acampada libre de San Nicolás y el puente románico de piedra de Bujaruelo, además de un refugio.
Desde aquí se pueden hacer excursiones hacia la Brecha de Rolando, el Vignemale, el Valle de Otal y el Valle de Ordiso. Es un valle muy bonito y verde, puesto que tiene mucha agua, y es ideal para hacer excursiones en familia porque se puede llegar en coche hasta Bujaruelo.
Puente de Bujaruelo
Después de descansar un poquito y de hacer las fotos pertinentes me tocó bajar (mi recompensa al esfuerzo de la subida). Bajar por esa pista, a esa velocidad (puntas de 50km/h), adelantando coches y dando brincos, no tiene precio. Así que tardé en subir hasta Bujaruelo 1h10min y bajar hasta Oto unos 20min, en total 31km.
Mission Accomplished




He vuelto

27 08 2007

Después de 10 días de vacaciones tocaba volver para currar, que lástima. Han sido 10 días que me han permitido desconectar y disfrutar de las montañas, ya sea andando o en bicicleta. Este año ha tocado el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en el Pirineo Aragonés (como casi todos los años). Han sido diez días sin tele, ni radio, ni interné (lo único que he sabido es que habían cazado el tiburón de Tarragona, lo habían puesto en remojo y luego se había muerto). Así que prepararsus que van a venir una retaíla de post de infarto!!!




Ordesa en otoño

7 11 2006
Aquí estoy de nuevo con un primireportaje! Desde los 6 años casi siempre he veraneado en un camping de un pueblecito del Pirineo Aragonés cercano al Valle de Ordesa. He visto este valle en abril, junio, julio, agosto y septiembre, pero nunca en pleno otoño. Siempre he querido apreciar el cambio de hoja en la flora que hay en este parque nacional. Este finde pasado, del 03 al 05 de noviembre de 2006, se me presentó la oportunidad de subir a verlo, y no la desaproveché.
Así que cogí el coche después de trabajar y me tragué las 3h y media de camino hasta allí. Me esperaban mis padres en un apartamento alquilado para unas 8 personas, totalmente equipado (sin muchos lujos). Hacía frío, pero no mucho, como un día de invierno en la costa.

El sábado ya nos pusimos en marcha y subimos en coche hasta la Pradera de Ordesa (en temporada baja se puede ir con tu propio vehículo) con la intención de hacer la Cola de Caballo (por enésima vez) y ver el otoño en su esplendor.

Pradera de Ordesa

No hizo un día muy bueno, porque había mucha niebla y no dejaba ver las fajas ni las cumbres pero ello hacía que el tema tuviera un encanto especial. Pero ello no quitaba de que hubiera una romería de gente, todo y con eso nos encontramos con gente que bajaba del Refugio de Góriz.

Otoño en Ordesa
Hizimos el camino más común, el que va por la izquierda del río Arazas. El camino normalmente transcurre por piedra suelta y tierra, pero ahora lo hacía por un manto de hojas caídas que hacía muy agradable el caminar. Llegamos a una cascada que normalmente no lleva agua que creo que viene del Barranco de Cotatuero.
Cascada
Seguimos por el camino hasta llegar hasta la primera de las grandes cascadas, la Cascada de Arripas, y al lado el Mirador de los Bucardos.
Cascada de Arripas

Mirador de los Bucardos (a la izquierda)

Después de esta cascada se hallan otras dos muy próximas, la Cascada de la Cueva, y un poco más escondida la Cascada del Estrecho. Se notaba que bajaban un poco más caudalosas.
Cascada de la Cueva

Cascada del Estrecho

Después de estas cascadas el camino empieza a subir hasta llegar al Bosque de Hayas, que esta vez le llamaré el bosque encantado, juzgad vosotros mismos.
Entrando al Bosque de Hayas
Bosque de hayas

¿Dónde está Wally?

Escenario perfecto para grabar la peli de la Bruja de Blair! De camino a las Gradas de Soaso tome una instantanea donde se ve la Faja de Pelay y emergiendo de las tinieblas la Sierra de las Cutas.
El resurgir de la Sierra de las Cutas
Una vez llegamos a las Gradas de Soaso, paramos a comer y reponer fuerzas. Al hacer más frío te cansas más al destinar más energía a calentar tu cuerpo (es mi teoría del mayor cansancio!).
Gradas de Soaso

Vista del valle desde las Gradas de Soaso

Después de comer mis padres decidieron volver a la Pradera mientras que mi hermana y yo seguimos hacía la Cola de Caballo. Pero al pasar las Gradas de Soaso y adentrarnos en el Circo de Soaso la niebla era más espesa, pero molaba!
Camino a la Cola de Caballo (Circo de Soaso)
Al fin llegamos a la Cola de Caballo y nos hicimos las fotos de rigor, esta vez nos acercamos más, casi a tocar donde cae la cascada.
Cola de Caballo
Ahora tocaba bajar, pero el camino estaba un poco más despejado, lo que hizo que apreciáramos mejor las vistas del valle.
Bajando en las Gradas de Soaso
El otoño es una época bonita, los árboles cambian de color, las hojas caen, las temperaturas ya son más agradables. Representa la vejez, la vejez de los árboles que pierden sus hojas hasta que se quedan pelados en invierno, que representa la muerte.
La excursión es sencillita, como pudisteis comprobar en el post anterior, pero siempre es bonito hacerla en diferentes épocas del año, así puedes apreciar lo bonito que es este valle en todas las estaciones (solo me falta el invierno!). Lo que no me gusta es que cada vez veo más gente que va con sus mascotas por el parque pese a estar prohibido, pero bueno, que le vamos a hacer.
See you!