IronHorse resucitada

13 06 2008

Bueno, bueno, si recordáis el percance que tuve la última vez que me fui en bici, me había quedado con la patilla del cambio trasero partida.

Pues bien, esta tarde me he pasado por la tienda donde compré la bicicleta y que mejor noticia me han dado, tenían patillas, mejor dicho tenían LA patilla.

Acuquinando 13€ me he hecho con una y ahora debo llevar a la Iron al quirófano para hacerle el implante. Esperemos que tenga un buen postoperatorio.

Anverso de la patilla

Reverso de la patilla





La Mola Downhill

9 06 2008

Este viernes tenía en mente subir a La Mola de Colldejou y bajarla en bici, lo más parecido a un descenso, sobretodo en el tramo del Coll del Guix a La Mola.

Terminé de trabajar, comí en un santiamén y me puse el traje de faena. Rumbo a Colldejou. Una vez allí monté la bici y subí al Coll del Guix, que con el calor que hacía y con la comida en la garganta, un poco más y me da un soponcio.

Llegué al Coll del Guix sudando la gota gorda y me dispuse a subir La Mola andando, con la bici a cuestas. El camino era un pedregal que no se como bajaría después. Cuando llevaba media hora unas nubes amenazantes asomaron y decidí recular no fuera que con las calas metálicas de las zapatillas me diera una descarga. Así que inicié el descenso… que no duró ni 20 metros.

Noté que la bici se frenaba y no podía pedalear, cuando volví la cabeza hacia atrás vi lo que había pasado, el cambio trasero totalmente doblado hacia arriba. Intenté ponerlo bien y se partió la patilla (la pieza que une la vaina del cuadro con el cambio trasero). Ahora si que la había hecho buena. Menos mal que era bajada.

El estropicio

Agarré el cuerpo del cambio como pude al cuadro de la bici para que no se me metiera entre los radios e hiciera una desgracia mayor. Saqué la cadena y la guardé en la mochila y empecé a bajar andando por el sendero de piedras hasta llegar al Coll del Guix.

A partir del Coll del Guix ya era pista forestal en bajada con unos saltos enormes. Empecé a bajar montado en la bici, con la misma inercia, pero el sistema de “bloqueo” del cambio que había inventado no funcionaba y éste me rozaba con el neumático. Al final paré y cogí un mosquetón que llevaba en la mochila y conseguí fijar el cambio al cuadro de manera que no me molestara al rodar. Me di cuenta que el eje pasante de la rueda no estaba muy bien sujeto al haberse partido la patilla, iba medio sujetado, así que en los saltos no podía fliparme.

El invento de McGyver

Finalmente llegué a Colldejou con la inercia del Coll del Guix y decepcionado otra vez por los problemas técnicos, me fui para casa.

Hoy he ido a la tienda de bicis que tengo más cerca y le he enseñado el estropicio al mecánico. Solo me ha dado malas noticias, tengo que preguntar donde la compré si tienen recambios ya que es la bici es de una marca específica y solo tienen de las más comunes. Además las patillas son únicas de cada marca, solo dos o tres marcas son compatibles.

Así que tendré que ir a InterSport que es donde la compré a preguntar pero me da que no tiene pinta de tener recambios de IronHorse. Es lo que tiene comprarse marcas que no son conocidas en España. Aaaaarg!

Reflexión: ¿se le estará acabando el ciclo de vida a la Iron? Seguiremos informando…