Viaje a Malta (y IV)

16 05 2008

Finalmente llegó nuestro último día en este pequeño país. Nos levantamos muy pronto para dejarlo todo bien recogido y marcharnos para el aeropuerto. El pago ya lo hicimos el día anterior, que por cierto fue otra odisea: había que ir a un bloque de apartamentos calle arriba a pagar.

Nos fuimos para el aeropuerto de Luqa, donde dejamos nuestro Fiat Punto con la rueda de juguete (le dejé una nota al de la compañía de alquiler de coches, pidiéndole disculpas por lo del pinchazo). Desayunamos en la cafeteria de allí mientras coqueteábamos con unos pajarillos bastante hambrientos. De paso, aproveché para leer la prensa local, por aquello de integrarse un poco más en la sociedad maltesa y ver sus problemas y asuntos que les preocupan.

Vista aérea de la Isla, el Puerto Grande al fondo

Isla de Comino

Embarque y vuelta para Girona. Llegamos con 50min de adelanto (ole por Ryanair) y la astillada del párking del aeropuerto. 2 horillas de coche y de nuevo en Tarragona, de vuelta al estrés! Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Viaje a Malta (III)

15 05 2008

En nuestro último día en Malta fuimos a visitar la capital del páis, La Valetta. Nos levantamos y cogimos el coche rumbo hacia la capital por la carretera de la costa, esta vez en dirección contraria que el día anterior. Pasamos por Sliema, Ta’Xbiex, Msida y entramos a la capital por Floriana.

Ya en Floriana estuvimos buscando aparcamiento por la zona, dando varias vueltas, finalmente aparcamos cerca de los Jardines Maglio y estuvimos haciendo fotos en la Iglesia de San Públio. Nos dimos cuenta que el coche estaba mal aparcado y decidimos dejarlo en un parking, cerca de la estación de autobuses.

Iglesia de San Públio

Lee el resto de esta entrada »





Viaje a Malta (II)

12 05 2008

En nuestro segundo día en Malta decidimos ir a la isla de Gozo para ver La Ventana Azul (un agujero en la roca de los acantilados ubicados al este de la isla) y visitar la capital, Victoria
Para ir a Gozo teníamos que ir hasta el extremo norte de la isla de Malta, Cirkewwa, para coger un ferry que nos llevaba a Gozo.
Una vez nos levantamos y desperezamos, fuimos a buscar el coche para poner rumbo hacia Cirkewwa. Cuando llegamos al lugar donde estaba aparcado, el presentimiento que tuve la noche anterior se había materializado. La rueda delantera izquierda estaba pinchada, el motivo aparente, pisar una botella de cristal.
 
El pinchazo Lee el resto de esta entrada »





Viaje a Malta (I)

8 05 2008

La historia del viaje de Malta se remonta dos meses atrás, a principios de febrero, cuando decidimos hacer un viaje barato a algún sitio. En apenas 2 horas elegimos destino, reservamos el hotel y el coche de alquiler y compramos los billetes. Solo quedaba esperar hasta el 18 de abril.

Llegado el día fuimos hasta el Aeropuerto de Girona para coger el vuelo que salía a las 06:45 (sí, una paliza, pero es lo que tiene viajar barato).

 Nuestro vuelo!

Esta vez, recordando el pasado viaje al extranjero, no facturé equipaje. Durante el vuelo pude ver como salía el sol sobre el Mediterráneo y como nos aproximábamos a la isla de Malta. Aterrizamos 3 horas después, con 20min de adelanto.

 Amanecer en el Mediterráneo

 

Recogimos el coche en el aeropuerto (un Fiat Punto) y empezó la odisea de llegar al apartamento ubicado en St. Julian’s (a 8km del aeropuerto, y para que os hagais a la idea, una espécie de Salou). Digo odisea porque atención, había que conducir por la izquierda con el volante a la derecha, a parte de la mala señalización de las carreteras y su estado. En fin, tardamos 2 horas en llegar al apartamento (ubicado en una calle que podría ser perfectamente la de los Slammers).

Pero no os lo perdais, el bloque de apartamentos no tenía recepción y había que ir a buscar la llave a un hotel cercano (nos enteramos gracias a aquél chico de Murcia que nos vio con cara de lelos). Después de todo, sirvió para perfeccionar el inglés.
Una vez instalados nos fuimos andando a la playa, en St. George’s Bay, a hacer el guiri y coger ese color tan bonito, el rojo gamba. Comimos en un bar de playa un poco de cocina Mediterránea amenizada con cerveza local. De ahí, entre el sol y la torrija a dormir la siesta.

St. George’s Bay

Por la noche nos fuimos a Mdina una ciudad enmurallada, al lado de Rabat. Anteriormente fue la capital del país hasta 1750, que cedió el puesto a La Valetta.
Entramos a Mdina por la Puerta de los Griegos, más tarde fuimos a parar hacia la plaza de San Publio, donde estaba ubicado el palacio de Vilhena. Seguimos paseando por las calles semioscuras de la ciudadela hasta dar con la catedral de Mdina.

 Silvia posando en la Puerta de los Griegos
 Plaza de San Publio
 Palacio de Vilhena
 Catedral de Mdina

Llegados a este punto nos entró hambre y empezamos a buscar algún restaurante donde cenar a un precio razonable. Para ello tuvimos que salir fuera de la ciudadela y coquetear por las calles exteriores viendo lo religiosos que son los malteses, no había ninguna esquina sin ningún santo.

Un honor para San José

Finalmente preguntamos a un hombre donde podíamos comer, “excuse me, do you know some place where we can eat a good typical maltese food?”. El tío nos vio cara de primos y nos llevó al bar donde tenía comisión. Pero pudimos probar las salchichas maltesas (de un diametro nominal tremendo) y el queso de Gozo, condimentado con especies, a parte de nuggets de pollo y porkchop (ya se notaba la influencia de los hijos de la Gran Bretaña).

En el plato central el porkchop, en un segundo plano la salchicha y el queso

Llenos hasta reventar nos fuimos para el apartamento con nuestro Punto. Al final le llegué a pillar el tranquillo a esto de entrar a las rotondas por la izquierda. Aparcamos cerca del apartamento y escuché un ruido extraño, que me hizo temer algo chungo, hasta el día siguiente no lo sabría.

Para rematar nuestra llegada a Malta decidimos salir por la noche, aprovechando que nuestro apartamento estaba en plena zona de las juergas. Después de intentos infructuosos, buscando algún local decente donde no hubieran preadolescentes, nos metimos en uno de estilo inglés que estaba muy bien, cócteles a 2.5€!!! Así terminó nuestro primer día en Malta.





Previo del Viaje a Malta

23 04 2008
La ausencia de estos días se ha debido a un viaje a Malta que he hecho con Silvia, eso sí, puramente de ocio. He estado fuera 4 días, visitando este pequeño país formado por 3 islas, Malta, Comino y Gozo. Os pondré un poco en situación.

Malta, por su enclave estratégico en el Mar Mediterráneo, ha sido invadida por fenicios, griegos, cartagineses, romanos, bizantinos, árabes, normandos, almogávares aragoneses y catalanes, franceses (con Napoleón al frente) y finalmente por los ingleses. Hasta hace bien poco, en 1979, cuando las tropas inglesas desaparecieron finalmente de la isla. 
Con todas estas invasiones imaginaos la mezcla de culturas que tiene el país. Su lengua, el maltés, deriva del árabe. La arquitectura es una mezcla de diferentes culturas. Los hábitos, algunos, de los ingleses (como lo de conducir por la izquierda con el volante a la derecha). Eso sí, son muy religiosos, prueba de ello son las numerosas iglesias, catedrales, capillas y basílicas que pueblan las ciudades del país.
En Malta te entiendes a la perfección con el inglés ya que es la lengua cooficial, lo hablan hasta los más mayores. El tema de la moneda, funcionan con el euro desde enero de este año.
Malta tiene una población de 400 000 habitantes, con la increíble densidad de población de 1262 habitantes por km cuadrado. +Info
Dentro de poco, empezaré a explicaros las andanzas por este país.