Explo Control

4 11 2008

Os cuento la historia de un material que si su uso se llegara a estandarizar, se lograrían salvar no pocas vidas en desastres aéreos o atentados terroristas.

Se trata de ExploControl, una malla metálica que se introduce en los depósitos de combustible de los vehículos que contengan cualquier tipo de hidrocarburo (gas o líquido). Dicha malla impide que el depósito pueda llegar a explotar.

La malla está construida con una aleación de aluminio, titanio, circonio y otros componentes. Se presenta a modo de red con celdas hexagonales.

Se puede utilizar de dos maneras distintas, con la red enrollada o en forma de bolas. Las bolas se pueden introducir en depósitos ya construidos. Para que sea efectiva, la malla debe ocupar todo el volumen interior del depósito. No nos equivoquemos, la capacidad del tanque no se llega a reducir en más de un 1.5% (en el caso de las bolas) y un 1% (en el caso de la malla).

Funcionamiento

Cuando una mezcla de combustible/aire se inflama debido a una chispa o llama, o cuando se comprime o deforma el depósito donde se contiene dicha mezcla (efecto BLEVE) se produce la explosión del depósito al liberarse mucha energía en muy poco tiempo.

Para minimizar esta reacción ExploControl lo que hace es ampliar la superficie interna del depósito un 3000% más (unas 30 veces). Con esto se consigue que la velocidad de propagación de la onda de calor y el aumento súbito de presión que se genera en el interior del depósito disminuyan drásticamente, debido a la aleación de aluminio y magnesio que contiene. Finalmente se consigue que el depósito no explote.

Costes y utilidad

A día de hoy los coches están equipados con un dispositivo que en caso de producirse una colisión desactiva la bomba de combustible, evitando que este se desparrame por la carretera. Pero un coche se puede incendiar fácilmente, debido a la cantidad de materiales que lleva instalados. Si el fuego llega al depósito de combustible, tenemos explosión asegurada.

Actualmente se está utilizando en coches oficiales de políticos, en vehículos militares, pero tiene múltiples usos (tanques, instalaciones petrolíferas, refinerías, aviación, en general, lo que conlleve el almacenamiento y transporte de hidrocarburos). Aunque, sin duda, su potencialidad de uso sería en nuestros vehículos, cosa que añadiría un plus de seguridad.

El coste de instalación en nuestro coche puede rondar los 50€. ¿Barato verdad? Pues imaginaos si se instalara de serie como bajaría el precio.

¿Y porqué no se hace?

Si habéis llegado hasta aquí, sabréis porque esto no se aplica en la sociedad actual. Uno de los primeros sectores no interesados en que esto llegue a estandarizarse es el de la industria petrolífera que debería adaptar todas sus instalaciones, con su correspondiente coste. Otro de los sectores no interesados en que la idea fragüe, es el de las aseguradoras que en caso que este sistema antiexplosivo se llegara a extender masivamente, se verían obligadas a eliminar la posibilidad de explosión de sus pólizas, con lo que eso conllevaría ($$$$€€€).

De hecho, su inventor cuenta que desde hace años, cierta compañía petrolífera anda detrás de él intentando comprarle la patente. ¿Sabéis para qué, no? Para hacer exactamente como el coche eléctrico.

Lo que está claro es que si se llegara a estandarizar muchos de los accidentes aéreos que ocurren se saldarían con menos víctimas. De momento podéis ver el vídeo de su aparición en El Hormiguero de Pablo Motos.

Idea | Mi mesa cojea

Más info | El Mundo + ExploControl

Compra de patentes | Who killed the electric car?

En BdR | ¿Qué es un BLEVE?