La AP7, intolerable

22 10 2008

Por cuestiones de trabajo he tenido que ir a Granollers durante dos días seguidos. Para ir tengo que coger la autopista AP7 desde Tarragona. Pues bien, estan haciendo obras de ampliación para poner un tercer carril para absorber la cantidad de tráfico que circula por dicha vía.

En el tramo Tarragona-Vilafranca del Penedés están de obras, por tanto los dos únicos carriles tienen un ancho de 3 metros y a parte te limitan la velocidad a 80 km/h.

De entrada ya me parece intolerable que te hagan pagar peaje por circular en esas condiciones, no por los 80 km/h, sino por el ancho de carril y la calidad del asfalto. Os explico.

Hoy, viniendo de Granollers llovía en dicho tramo, a todo esto había tráfico de camiones, así que si te pones a adelantar ya sabes lo que pasa con el agua que evacúan sus ruedas. A esto unido que el asfalto no drena bien, que tenemos? Condiciones de visibilidad mínimas.

Y si le unes a que el ancho de carril es una mierda, pues te encuentras que los catadióptricos de los muros de hormigón que delimitan la mediana provisional te rozan las orejas, por no decir que el copiloto ve como le pisan las ruedas de los camiones.

Y para colmo, a veces, me encuentro en ese tramo 4 cajas de radares seguidas. Efecto disuasorio o recaudador?

Simplemente ir a Barcelona por esa autopista me supera.





Los patos de la Imperial

22 10 2008

Una de las cosas que recuerdo de pequeño y de cuando iba a Tarragona, son los patos que había en el medio de la plaza Imperial Tarraco, con su estanque. Me parecía curioso que ninguno de ellos se saliera de la plaza en busca de una vida mejor arriesgándose a morir atropellado.

Hoy leo en el Diari de Tarragona que los patos ya no volverán a estar allí. La culpa la tiene la caca de las palomas, si, ese problema pendiente que tiene la ciudad.

Se ve que la plaza con su estanque es el paraíso de las palomas porque hay comida en abundancia. Y que pasa si comes mucho? Que todo lo que entra sale… Las palomas se cagan en el estanque y contaminan el agua, así que los patos ya no pueden habitar allí. Ahora pasarán a una mejor vida, en el campo.