¿Una moneda de dos caras?

5 06 2008

Leyendo ahora el Diari de Tarragona, me entero que en Cambrils se planea cobrar por el agua de las duchas de la playa, a un precio de 10 céntimos de euro.

Tengo que confesar que lo primero que he pensado es, vaya, nos van a cobrar por todo, hasta por quitarnos la salitre del mar. Pero luego he reflexionado un poco más, a nosotros nos gusta lo gratis, si es de pago ya no lo queremos a no ser que sea indispensable, pues a la larga puede ser una buena medida para ahorrar agua en un sitio donde se despilfarran cantidades ingentes, las duchas de la playa. Otra de las medidas que se han ido aplicando de un tiempo hacia acá es la sustitución de duchas por lavapiés, lo que permite ahorrar hasta un 83% de agua (lo veo un pelín exagerado). Más de uno se tirará al suelo para lavarse entero en el lavapiés, ya lo veréis.

Por lo que se ve, el sistema funcionaría como un parquímetro, donde compras tiempo para ducharte.

Desde el punto de vista del bañista veo que será molesto porque tendrá la impresión de que se le está estafando y cobrando por todo. Habrá que esperar a ver que pasa…

¿Qué opináis vosotros?





Fuego de San Telmo

5 06 2008

El fuego de San Telmo es un fenómeno eléctrico que ocurre en meteorología. En este fenómeno se crea un plasma luminoso debido al efecto corona que se origina entre un objeto que toca el suelo y un campo eléctrico presente en la atmosfera, por ejemplo una tormenta. Esta sería la definición, pero vayamos por partes:

  • Plasma: es un estado de la materia, en el que prácticamente todos los átomos están ionizados. Se trata de un fluido formado por electrones e iones positivos, esto hace que sea un conductor eléctrico y que responda fuertemente a los campos magnéticos. Se le considera el cuarto estado de la materia.
  • Efecto corona: este es un fenómeno eléctrico que se produce en los conductores de las líneas de alta tensión. Se manifiesta en forma de halo luminoso.

En cuanto al aspecto físico, el fuego de San Telmo es de un color azul/violeta brillante, pareciéndose al fuego. Se puede observar en estructuras puntiagudas elevadas como mástiles o chimeneas, y también en las alas de los aviones. Quiero saber más