Mi primera vía ferrata

1 11 2006
El domingo pasado, 29/10/2006, probé lo que para mí era una nueva modalidad de montañismo, las vías ferratas. En resumidas cuentas es como una escalada pero con la diferencia que aquí ya tienes el camino marcado, los cables de seguridad ya puestos y pequeños peldaños de hierro por donde subir las paredes.

Mi ritual de iniciación lo llevaron a cabo Kike y mi primo David. Para ello fuimos a la via ferrata de Serres de Mestral que hay en Hospitalet de l’Infant. Esta vía ferrata transcurre por toda una cresta de montaña rocosa y tiene una duración, desde que sales del coche hasta que vuelves a llegar, de 4h. La Serres de Mestral es una vía ferrata de iniciación sin mucha dificultad y que permite tantearte, si tienes vértigo, si eres flexible, etc.

La ferrata transcurre por la cresta de esta montaña
Nada más dejar el coche ya nos pusimos el material imprescindible para hacerlas: arnés, disipador y casco. El arnés es como un paquete que te sujeta la cintura y las piernas y es donde vas anclado al cable de seguridad. Un disipador es un elemento de seguridad que en caso de caida amortigua el golpe evitando que te rompas la espalda. Un casco ya sabéis todos lo que es.

Kike y mi primo ya vestidos para la ocasión

Para empezar la vía ferrata primero había que caminar por una pista forestal hasta encontrar el sendero invisible amatorralado que te llevaba hasta la primera crestita. Una vez ahí empieza el tema con una pared vertical con una cadena, sin cable de seguridad.

Primer paso

Una vez pasado el primer tramo se andaba un poco hasta llegar a una zona que es como una “L”. Primero se pasa en horizontal para luego subir. Aquí si que hay cable de seguridad y peldaños de hierro. Quizá fue la zona que más me gustó.

Paso horizontal

Paso vertical

Después de aquí tocaba un pequeño descansito para reponer fuerzas y contemplar las vistas del Camp de Tarragona.

Instantanea del momento de descanso

Kike en primer plano y la pista en segundo plano

Una vez retomado el camino tocaba bajar una pequeña cresta por un lugar desprovisto de cable y con piedra suelta hasta llegar a un repechillo.

Bajando
Vista del repechillo

De aquí se volvía subir una cresta para luego bajar por una grieta donde era necesario quitarte la mochila para poder pasar.

Vista de la grieta

Kike pasando la grieta

Una vez pasado el trámite se subía por una última cadena hasta llegar caminando a un vértice geodésico, donde paramos a comer algo y descansar.

Última cadena de subida

David y Kike en el vértice geodésico

Desde aquí se podían contemplar unas fantásticas vistas del Camp de Tarragona y de la vía ferrata.

Camp de Tarragona

Vía ferrata

Ya solo nos quedaba bajar hasta las torres de alta tensión y retornar por la pista forestal hasta el coche. Antes había que bajar por una pared provista de una cadena.

Última pared

Balance de la experiencia

Como primera experiencia me gustó mucho, quizá esperaba más cable para jugar más con los mosquetones pero al ser una ferrata de iniciación es lo que tiene. Si tienes el material adecuado es una modalidad segura, no tiene porque pasarte nada a no ser que hagas el burro. Me ha gustado mucho, creo que hasta el punto de que quizá me compre el material necesario para hacerlas, que por unos 200€ lo puedes tener (arnés, disipador, mosquetones, casco y guantes).

Mission Accomplished




Los peores trabajos científicos

1 11 2006
La revista Science publica anualmente los trabajos científicos más desagradables entre los que se encuentran:
· Inspector de estiércol. Se meten entre el estiércol de las granjas, inspeccionando diferentes caquitas para asegurarse de que están libres de contaminantes. Al comprobar el estiércol, estos científicos se aseguran que materiales peligrosos no se extiendan infectando a la vegetación, a otros animales o a los consumidores.

·Analizador de muestras de deposiciones con disentería. Estudian muestras de caquitas humanas de enfermos que han experimentado diarrea causada por cierto microbio causante de la enfermedad. El análisis permite que estos científicos desarrollen diagnósticos intestinales para ayudar a los que sufren esta enfermedad.

· Recolector de orina de orangután. Recogen y analizan el pipi de mono para estudiar factores que afectan a su reproducción. El trabajo implica rastrear a los monos y colocar grandes lonas de plástico en el suelo o pegar bolsas de este material a los palos con la esperanza de capturar muestras adecuadas de orina para su análisis.

Y más que podéis encontrar en Genciencia. Así que si creeis que estais asqueados con vuestro trabajo, pensad que hay alguien que está peor!!